Ana Mercedes Hoyos

Retrospectiva

Siguiente  

Presentación

Bazurto con olla y mandarinas. (detalle). 
2002. Óleo sobre lienzo. 125 x 250 cmLa procesión en la fiesta de San Basilio. (detalle). 
2000. Relieve en bronce. 40 x 120 cm

Texto de: Benjamín Villegas

La contundente solidez del arte de Ana Mercedes Hoyos salta a la vista en esta antológica visión retrospectiva de su obra. Explica, también, que ella sea una de las figuras más conocidas del arte colombiano actual en el mundo.

Pintora nata, escultora desde siempre y delicada dibujante, la trayectoria de Ana Mercedes Hoyos ha estado impulsada por la búsqueda de un lenguaje y una identidad reconocibles, que a menudo la ha alejado de la moda y la ha puesto en contravía de las tendencias del momento.

Desde sus ventanas y atmósferas, hasta sus frutas y girasoles, la obra de esta artista no ha dejado de sorprender.

Mirada en detalle, como este libro lo hace, su evolución revela una fecunda trama de incursiones y asomos, de entradas y clausuras, que culminan –al menos por ahora– en la pletórica realidad de su encuentro obsesivo con el mundo palenquero. Ese mundo de esclavos liberados que no quisieron volver a saber nunca de cadenas ni de grillos y se dieron un enclave que después de varios siglos aún les sigue siendo propio.

Un mundo que comenzó trepándose a sus lienzos para terminar colándose en su alma.

A tal punto fue este encuentro de Ana Mercedes Hoyos con Palenque, que en la actualidad es su más eficiente embajadora ante el mundo. Su cruzada a favor de esta rica y vigorosa cultura étnica en las entrañas mismas de las organizaciones internacionales no tiene antecedentes.

Pero es también, no hay que olvidarlo, una manera –la de Ana Mercedes Hoyos, la artista y la ciudadana– de afirmar su identidad de colombiana, por encima de todos sus demás apelativos. Es su manera de estar presente en la realidad de su país, de conectarse con su gente.

Por eso este libro no es sólo un homenaje a su trabajo y a su empecinada creatividad, sino una lección de perseverancia y entusiasmo para todos aquellos que asumen el arte como oficio, aspirando a perpetuarse en la memoria imborrable de la historia.

 

Siguiente  

Comentarios