Andrés de Santa María

Siguiente  

Célebre Pintor de Colombia

 

Los Fusileros, 1885
   Oleo sobre lienzo
   1,58 x 1,18
   Sin firma
   Jockey Club, Bogotá.La Lectura, 1888
   Oleo sobre lienzo
   0,21 x 0,22
   Sin firma
   Colección particular, Bélgica.El Té, 1890
Oleo sobre lienzo 0,79 x 0,98
Firmado y fechado abajo a la derecha: A. de Santa María, 90 Colección particular, Bélgica.

 

Texto de: Yves BRAYER
Miembro de la Academia "Conservateur" del Museo Marmottan.

Las artes plásticas, cuya comprensión no requiere la ayuda de un traductor, curiosamente se encuentran encerradas en su país de origen. Pocos son los artistas cuya notoriedad se vuelve internacional y sólo algunas decenas de nombres atraen las multitudes que se desplazan con motivo de las grandes exposiciones, en el mundo entero. El mismo oído de los aficionados al arte es más sensible a los nombres conocidos.

Así, muchas obras de calidad son prácticamente desconocidas fuera de sus fronteras nacionales. ¿Cuántos franceses conocen a José Solana, a quien sin embargo París rindió homenaje hace algunos cincuenta años?

El caso de Andrés de Santa María es análogo y tanto más extraño es el hecho que el artista, siendo muy célebre en Colombia, fue un europeo en materia de cultura. Hizo su primer aprendizaje bajo la dirección de James Ensor en Bruselas, antes de acompañar a su padre, diplomático en París, donde se matriculó en la Escuela de Bellas Artes, en los talleres de Gervex y de Humbert. Inició su carrera en los años 1882-1885, como es obvio estuvo en contacto con Eduardo Manet y tuvo por compañeros a Emile Bernard, Paul Gauguin, Maurice Denis.

Cuando se sintió dueño de su oficio y definida su forma expresiva, tuvo el acierto de volver a vivir en su ciudad natal, Bogotá. Ahí, elaboró una obra considerable, caracterizada por una rica materia que lo emparenta con Monticelli, aunque haya seguido muy apegado a la estructura de sus cuadros.

A partir de 1903, sus obras fueron expuestas en Nueva York, más tarde en Londres, Bruselas y París. En ésta, entabló amistad con el escultor Antoine Bourdelle y con ocasión de sus viajes participó en exposiciones como, el "Salón de Otoño" y conjuntamente con otros artistas, en la Galería Bernheim‑Jeune, en asocio de Bonnard, Marquet, Matisse, Utrillo, Valadon. Al igual que estos famosos pintores, Santa María permanecerá figurativo.

Las obras que presentamos fueron reunidas gracias a la colaboración del Gobierno colombiano. Hace algunos años presentamos la exposición del Museo del Oro de Bogotá cuyas fabulosas piezas de orfebrería tuvieron un inmenso éxito.

Anhelo que los parisienses, así como los numerosos turistas que visitan el Museo para admirar las obras de Claude Monet, puedan conocer a un artista que jamás olvidarán: Andrés de Santa María, quien también conoció al pintor de las ninfas, quizás en los cafés del bajo Montmartre, donde las afinidades se trenzaban, las ideas se intercambiaban, participando en la evolución de un período de intensa creación artística.

 

Siguiente  

Comentarios