Cómprelo

 COP$ 280,000


USD$ 93*

80*

*Los precios en Dólares y Euros son calculados utilizando la Tasa Representativa del Mercado en Colombia de julio 18 de 2017

Este libro está también disponible bajo el modelo Ventas Corporativas.

 

Contenido:

Arenas Betancourt

Un realista más allá del tiempo

Siguiente  

Acto de agradecimiento

 

 

Texto de Rodrigo Arenas Betancourt

Este libro complejo, un tanto desordenado, generosamente diagramado, es casi un testamento o una autobiografía, o una biografía a muchas manos, porque contiene todo ese proceso azaroso y hazañoso que se inició en El Uvital, en Fredonia, en el año del Señor de 1919 y que sigue aún cumpliéndose y expandiéndose, no sé hasta cuándo. Aquí está acumulada toda la incertidumbre e inestabilidad que ha podido vivir un hombre salido, desnudo, deslumbrado, desde la selva, en pleno siglo XX y viajado por todos los caminos del mundo y por todas las posibilidades humanas de entreguerras, revoluciones y bandazos.

Este libro se ha hecho con materiales de toda índole, cuidadosamente recolectados y archivados durante cincuenta años; y aún podría decirse que algunas de las obras escultóricas se hayan ejecutado en las plazas públicas y en los templos con el solo fin de ilustrar esta obra. De alguna manera existe una extraña y vital unidad, unidad que puede provenir, precisamente, de la falta de unidad, del caos que está detrás, entre, en medio de nuestro desenvolvimiento. Anda, navega por este libro un poco el caos del primer día de la creación, y tenemos que aceptarlo así ya que entre nosotros está más cercano el ayer que el presente y, desde luego, que el futuro.

Para lograrse esta obra han tenido que coincidir muchas circunstancias providenciales que quiero consignar y agradecer de todo corazón porque llegan como coordinadas por una voluntad sobrehumana y generosa. En primer lugar tengo que rendir mis reconocimientos al doctor Belisario Betancur, que de muchas maneras tiene que ver con este fárrago, desde hace muchos años, cuando hacíamos en Medellín la revista Greda, dentro del Grupo de Los Seis que, como en el Grupo de Los Panidas, no éramos seis sino cinco, y desde cuando la Presidencia de la República ya andaba velando por los atillos del doctor Belisario. Mi devoción, mi flaca gratitud, para el doctor Iván Duque Escobar, que decidió, desde hace ya varios años cuando era Gobernador de Antioquia, en forma favorable, la ejecución del Monumento a la Raza, en el Centro Administrativo La Alpujarra, en Medellín. Monumento que había ideado, también desde mucho tiempo atrás, el Gobernador Alvaro Villegas Moreno.

El doctor Iván Duque Escobar ha hecho posible la edición de este libro mediante su enorme e inmensa buena voluntad. Mis infinitos, fraternales agradecimientos, al doctor Otto Morales Benítez, que ha sido mi paño de lágrimas, en los años del destierro, en los años de largos e interminables viajes y quien ideó este libro, antes de que a mí se me ocurriera. Y quizá también antes de que yo ejecutara las obras. En el Bolívar de Pereira yo no puse sino la mano de obra; en cambio Otto aportó toda su poderosa inteligencia y todo su inmenso sentido ‑de la amistad. También, desde los años de Medellín, la Presidencia de la República ronda en sus alforjas de minero de Riosucio.

La gratitud conmovida a Sonia Cárdenas, que ha archivado, copiado, movido papeles, recortes, fotos, desde cuando era niña y el Bolívar desnudo de Pereira era apenas un proyecto iluso y vituperado.

 

Siguiente  

Comentarios