Casa campesina

Arquitectura vernácula de Colombia

Se conoce mal una parte muy considerable y destacada del patrimonio arquitectónico colombiano: el hábitat formado por vivienda en cuya concepción y edificación no han intervenido arquitectos o maestros de obra calificados. Este recuento visual y escrito de lo anónimo y nativo de las varias regiones colombianas busca divulgar ese valioso testimonio cultura, y destacar la profunda belleza y extraordinarias posibilidades expresivas de las formas construidas que se conocen en el medio profesional como "no-monumentales".

La construcción vernácula nace de una noción básica de vida, de experiencias elementales ejercidas en el medio que nos rodea, de recuerdos técnicos y hábitos familiares. Es arquitectura hecha a la imagen y semejanza del hombre. Pero es también perecedera. En Colombia está en proceso de rápida extinción, como todo lo tradicional. La protección a la arquitectura "culta" o monumental difícilmente se puede hacer extensiva a lo vernáculo en un país "en vía de desarrollo", de tan difícil geografía y tan agitada historia política y social. Prácticamente todos los factores de "progreso", incluyendo el crecimiento demográfico, las vías de comunicación, el desarrollo económico tienden a reemplazar la construcción vernácula por los procesos de construcción industrializados. Poco a poco se hace necesario ir a regiones muy apartadas de Colombia para hallar los mejores ejemplos de arquitectura vernácula que, en otras épocas, abundaba por doquier.

En este breve inventario de construcción vernácula se enfatiza un rasgo fundamental: su relación con el paisaje, con el medio natural que la rodea. La casa vernácula toma, en sentido literal, del paisaje, los materiales que requiere para existir, y al orden biológico opone su orden artificial. De aquí el énfasis que este libro hace sobre la relación casa-medio natural. El paisaje colombiano, en cierto modo, es patrimonio también de quienes lo habitan.

Este es un elogio visual de los méritos de lo vernáculo en la forma construida y un recordatorio para arquitectos y profanos sobre todo lo que esos méritos implican: el regreso a lo esencial, a la vida como punto de partida de diseño, al respeto y aceptación del paisaje como factor predominante en la creación de formas construidas.

Esta es también una voz de alarma sobre la veloz destrucción y pérdida, no sólo de una parte cuantitativa y cualitativa muy importante del patrimonio cultural colombiano, sino también de un sentido tradicional de cómo entender la arquitectura, y como abordarla, de modo auténtico y valedero, por parte de usuarios y creadores de ésta.

Se torna aquí a ver y valorar formas arquitectónicas mal entendidas como "menores" o de segundo renglón, para realzar su existencia y colocarlas –otra vez– en el primero, donde ciertamente deben estar. Frecuentemente se olvida que lo humilde, o lo cotidiano, puede también ser mágico y maravilloso.

 

  1993

  Español

  3 Kgs.

  168 páginas

  22.9 x 28 cms.

  9589138853

  Franca Pacini, Benjamín Villegas Jiménez

  Benjamín Villegas Jiménez

  Germán Téllez

  Antonio Castañeda Buraglia

  Alberto Saldarriaga, José Fernando Machado, Lorenzo Fonseca, Diego Miguel Garcés, Diego Samper, Aldo Brando, Lucas Schneekloth, Claudia Uribe, Benjamín Villegas

  Pilar Gómez, Mercedes Cedeño.

  Toppan Printing Company

  Este libro ha sido creado, diseñado y desarrollado en Colombia con el apoyo institucional de:
Banco Andino de Colombia

Cementos Boyacá S.A

Central de Mezclas S.A

Concretos Premezclados

Banco Davivienda

Dismet Ltda.

Gil seguros Ltda.

Granitos Mármoles S.A

Inmobiliaria Selecta S.A

Ladrillera Santafé S.A.

Pizano S.A

Siderurgica del Muña S.A

Termoacústicos Ltda.

Vistas

El libro, un objeto de tres dimensiones y miles de lecturas.

Recomendamos

Estos son otros títulos de la colección Casas de Villegas Editores