Cómprelo

 COP$ 59,000
USD$ 19*
17*
Contenido:

El año que viene vuelvo

Siguiente  

Presentación

Texto de Carlos Lersundy

A la memoria de mi padre.

La imagen existe a partir del momento en que el hombre tomo conciencia de sí mismo. Inmediatamente surge la necesidad de plasmar en distintos formas las sensaciones que los sentidos por si solos no alcanzan a perpetuar. Aquí nace la inventiva, la forma, el rastro que deja la vida; una expresión cultural que es especialmente dramática cuando su tema es el hombre dentro del tiempo. Cuando el afán es capturar un momento dentro de su frágil y pasajera existencia.

En este libro, he querido recopilar, una de las tantas expresiones del hombre colombiano en su anhelo por dejar un testimonio de su ser. Me refiero a la creación de unos muñecos que la gente quemo cada año, el 31 de diciembre a media noche. Estos muñecos, hechos de ropa vieja, rellenos de paja y pólvora, personifican lo que se debe quemar de nuestra existencia, para darle campo a lo que debe amanecer con el año nuevo, No pretendo hacer un tratado antropológico. Prefiero diseñar un espacio visual donde estas imágenes den un testimonio de una idea auténtica, que le surge al hombre .colombiano del contacto con su naturaleza.

 

Siguiente  

Comentarios