Historia de la Fotografía en Colombia

Museo de Arte Moderno de Bogotá

Siguiente  

Presentación


LUIS GARCÍA HEVIA.  Filomena Uricoechea de Castro.  Bogotá. 1850C.  Daguerrotipo. 8.2 X 6.9 cm.  Propiead Guillermo Hernández de Alba, Bogotá. ANÓNIMO.  Alegoría a los nueve estados.  Bogotá.  1872.  Copia en Albúmina.   13.4 X 18.6 cm.  Propiedad Roslabina y María Teresa Barón Wilches.  Bucaramanga.

 

Texto de: Gloria Zea
Directora Museo de Arte Moderno de Bogotá

Cuando hace tres años el Museo de Arte Moderno tomó la decisión de realizar una publicación y una exposición sobre la Historia de la Fotografía en Colombia, sabíamos que se trataba de un proyecto museográfico de gran envergadura y que llevarlo a cabo con la altura y la seriedad que le correspondía, demandaría un esfuerzo sin precedentes por parte de la Institución, Nadie había investigado realmente sobre el tema, y el material se encontraba tan diseminado, que inclusive resultó revelador descubrir que en el país la fotografía había hecho una temprana y especial aparición, y que desde ese entonces han sido numerosos los fotógrafos que han descollado por su personalidad, poniendo de presente para citar la evaluación de Eduardo Serrano una sensibilidad y una agudeza extraordinarias que permiten hablar sin prevenciones de una tradición de alta calidad en el medio fotográfico en Colombia.

El trabajo adelantado a partir de ese momento ha sido admirable en todos los sentidos la investigación se realizó en todo el país así como en el exterior de manera exhaustiva para cubrir totalmente los aspectos relativos al desarrollo fotográfico; el material recopilado fue sometido a un cuidadoso tratamiento de conservación para asegurar su supervivencia; el manejo de las fotografías se llevó a cabo bajo los más estrictos requisitos museográficos; y el respaldo brindado por la ciudadanía en lo correspondiente tanto al suministro de información como al préstamo de material fue entusiasta y generoso como lo ha sido siempre en relación con las actividades del Museo de Arte Moderno de Bogotá.

Pero ante todo, la importancia cultura del proyecto, su señalamiento de la sensibilidad y la agudeza de nuestros fotógrafos, y su trascendencia en el conocimiento de nuestra historia son los aspectos que hacen de este libro una publicación excepcional y de profundo valor para los colombianos. Tanto el libro como la exposición no dejan duda sobre el talento y la percepción de los artistas del país que se han expresado por medio de la cámara, y con uno y otro se revelan visualmente acontecimientos y sucesos que han marcado nuestro desarrollo y sobre algunos de los cuales sólo era conocida hasta el momento la información oral y escrita los retratos al daguerrotipo, el temprano registro de costumbres y catástrofes, los incidentes políticos, las guerras civiles, la evolución de los medios de comunicación y de transporte, las labores campesinas y el desarrollo urbano y arquitectónico de las ciudades, son aspectos que encierran la vida del país y que contribuyen en forma definitiva a la identificación de nuestro pasado y a la valoración de nuestra cultura.

Puede afirmarse por lo tanto, que en tiempos recientes no ha habido un proyecto cultural tan completo y ambicioso como el desarrollado por el museo de Arte Moderno de Bogotá durante los últimos tres años, gracias al esfuerzo y dedicación de Eduardo Serrano y sus colaboradores, el cual me permito poner como ejemplo de seriedad y profesionalismo. Investigaciones y realizaciones como ésta son las que realmente enriquecen al país permitiéndonos encontrar nuestras raíces y entender más amplia y objetivamente nuestra idiosincrasia. En consecuencia, es con verdadero orgullo que presentamos al público esta Historia de la Fotografía en Colombia, seguros de que con ella cumplimos nuevamente y con la altura que caracteriza las realizaciones de esta entidad, con nuestra principal tarea la conservación y difusión de los logros más sobresalientes de nuestra cultura.

El museo de Arte Moderno de Bogotá, agradece a Op Gráficas, nuestro socio en esta empresa, por su invaluable colaboración, así como por el espléndido trabajo de impresión que ha realizado en concordancia con su prestigio en la materia. El apoyo decidido y oportuno de Foto Interamericana de Colombia, por otra parte, fue definitivo en la iniciación del proyecto, como lo fue el concurso del Banco de la República en la investigación, y la cooperación de Propal S.A. en la realización de este volumen. A los coleccionistas y propietarios de fotografías que tan gentilmente facilitaron el material para este estudio, expresarnos, además, un especial reconocimiento por haber contribuido en forma generosa en este trabajo de tan clara importancia y tan seguro impacto cultural en la vida del país.

 

Siguiente  

Comentarios