La transformación de Bogotá

  AnteriorSiguiente  

Presentación

Doctor Hernándo DuránLa represa de...La empresa de...

Texto de: Hernando Durán Dussán.
Alcalde de Bogotá

A lo largo de este volumen se podrá apreciar que mi intención al escribirlo no era la de hacer un inventario sobre las tareas que desarrollé al frente de la Alcaldía de Bogotá. Como es obvio aparecen en él una serie de anotaciones vinculadas estrechamente a esa obra de gobierno, basadas sobre estadísticas y cifras que tienen una crucial importancia. Pero el hecho de que ellas se publiquen como parte de un contexto que quiso ser armónico, no tiene otro objetivo que el de mostrar la estructura de la ciudad, teniendo en cuenta que para conocerla es indispensable vivir paso a paso los propósitos administrativos, las realidades fiscales y las comparaciones ineludibles entre lo que se encontró y lo que se deja.

El texto que sigue a continuación es un testimonio excepcional no por quien lo escribe sino por la circunstancia de que este último haya sido alcalde de la ciudad por espacio de cuatro años. Ese periodo es más que suficiente para tomar conciencia sobre los principales problemas de Bogotá, sobre sus realidades actuantes y sobre las etapas que deben cumplirse para hacer de la capital una urbe que se aproxime a un patrón ideal. Por consiguiente ¡ente acá se consignan algunas observaciones generales sobre la tarea de gobierno y se plantean interrogantes que sólo buscan abrir camino hacia una administración más ágil y dinámica, separada de los formulismos y ‑limitaciones de los municipios de provincia. Muchas propuestas quedan apenas consigna y podrán ser objeto de una mayor reflexión antes de que cristalicen en reformas constitucionales o legales. Pero no sólo ellas sino también el balance de la tarea de gobierno, deben entenderse como una expresión del deseo que tengo de contribuir a que el perfil de la ciudad sea cada día más nítido, cada vez más preciso y eficiente, cada vez más auténtico y diferenciado, cada vez más propio y nuestro, cada vez más colombiano.

Tales consideraciones fueron compartidas plenamente por Eduardo Jaramillo Hoyos, presidente de «Industrias e Inversiones Samper S.A.», cuando en forma por demás generosa ideó la publicación de este volumen. Quiero agradecerles a él y su empresa el auspicio que le ofrecieron al proyecto, que de no haber sido por su concurso jamás hubiera tomado cuerpo. Eduardo Jaramillo entiende que este libro no constituye de ninguna manera un homenaje a quien trabajó por su ciudad con todo desinterés, sino que por el contrario es un punto de análisis que debe servir a quienes quieran tener una visión aproximada de lo que es Bogotá en 1982, a 18 años del fin de un milenio.

Eduardo Jaramillo, Benjamín Villegas y Fernando Garavito quienes colaboraron en forma infatigable para cristalizar esta idea, saben hasta dónde han comprometido mi gratitud y la de mi equipo de colaboradores, al cual es este el momento de rendirle un tributo de admiración por su trabajo abnegado de todas las horas, por su desinterés y entusiasmo y por la forma como entendió que debía adelantarse una labor en beneficio de la capital y de sus habitantes. A todos ellos muchas gracias.

Deseo igualmente expresar mi reconocimiento al señor Presidente de la República, doctor Julio César Turbay Ayala, por su cooperación indeficiente a la obra de la administración de Bogotá. No es solamente la gratitud por haberme brindado la oportunidad de realizarla como alcalde sino la que emana de su orientación y su consejo. En el caso concreto de este libro, también él me estimuló para que dejara plasmado en un documento como el que presentamos, el conjunto de realizaciones y propósitos de este cuatrenio de su gobierno en Bogotá.

 

  AnteriorSiguiente  

Comentarios