¡Cómo no meter la pata!