Beatriz González

Siguiente  

Presentación

Los suicidas del Sisga I. 
1965. 
Óleo sobre tela. 
120 x 100 cm. 
Colección particular, Bogotá.

Texto de: José Alejandro Cortés, Presidente Sociedades Bolívar

Hay artistas cuya obra no admite indiferencia. Son trabajos que invitan a pensar. La de Beatriz González es una de ellas. En el proceso de reflexión sobre su pintura no solamente constatamos la relevancia de sus temas y el fundamento de sus resoluciones plásticas, sino la independencia, la constancia, pero sobre todo el tesón y la coherencia de su trabajo. Tesón y coherencia que la definen como persona, como artista, como ciudadana, como historiadora del arte, como investigadora, como maestra de maestros.

Desde sus primeras exposiciones a mediados de los sesenta, sus lienzos revelaron la sensibilidad, la irreverencia y el humor que en adelante habrían de impulsar su aproximacón a las técnicas expresivas, así como su rechazo a las ortodoxias, su afianzamiento en las temáticas locales, sus críticas al establecimiento, su repudio a la violencia, su solidaridad con el dolor humano, su interés por el gusto popular y, a partir de todo esto, su audaz manejo del color y de los materiales.

Al dedicar su libro de este año a Beatriz González, Seguros Bolívar quiere exaltar y reconocer una trayectoria y una obra de la cual todos los colombianos –en sintonía o no con sus posiciones y diatribas– nos sentimos muy orgullosos.

Por tanto, al privilegiado índice de nuestros libros anuales, dedicados a la divulgación del gran arte colombiano –del cual hacen parte ya los nombres de Roda y Grau, Ariza y Obregón, Lemaitre y Manzur, Margarita Lozano y María de la Paz Jaramillo, Santiago Cárdenas y Omar Rayo, Juan Cárdenas y Carlos Rojas, Teresa Cuéllar y Hernando Tejada, Noé León y Sofía Urrutia, Olga Amaral y Roberto Pizano, Lorenzo Jaramillo, Ignacio Gómez Jaramillo y Mefisto– se suma este año el de Beatriz González, con su obra insoslayable en el devenir artístico de Colombia.

Estamos seguros de que, en la perspectiva que este hermoso libro propone, la personalidad artística de Beatriz González se revela de nuevo como una de las más lúcidas y auténticas del arte nacional.

 

Siguiente  

Comentarios