Conózcalo  Véalo  Léalo

    Cómprelo

 COP$ 99,000
USD$ 31*
28*

*Los precios en Dólares y Euros son calculados utilizando la Tasa Representativa del Mercado en Colombia de noviembre 07 de 2018

Contenido:

Bogotá 360°

La ciudad interior

Siguiente  

Presentación

Desde la terraza del Palacio Arzobispal, de izquierda a derecha: Capitolio Nacional, Alcaldía Mayor, Palacio de Justicia, torres de la Catedral Primada, cúpula de la Capilla del Sagrario y, al fondo, Monserrate y los cerros orientales.Costado suroriental de la Plaza de Bolívar, desde el patio Interior del Palacio de Justicia: Catedral Primada, Casa de las Hijas de Cristo Sacerdote, Capilla del Sagrario, Palacio Arzobispal, Colegio de San Bartolomé y esquina nororiental del Capitolio.

Texto de: Benjamín Villegas

En este viejo oficio de hacer libros, las sorpresas nunca cesan.

A partir del trabajo realizado con una cámara Round Shot, fabricada especialmente para nosotros con este fin, nos enorgullece presentar un libro en que la técnica se asocia con el talento para verter en novedoso formato las imágenes de una realidad supletoria, y hasta ahora inédita, de la capital colombiana.

Las fotografías de este libro, que captan un recorrido de 360º, terminan donde comienzan y crean un ciclo visual único e inesperado. Ellas son prueba de la indomable intuición poética presente en cada imagen de Cristóbal von Rothkirch, uno de los más dilectos fotógrafos colombianos.

En el transcurso de la realización, algunas han necesitado más de dos horas de exposición para completar su itinerario circular, y requerido de la experta programación de su mecanismo integral y su velocidad de giro, así como del delicado ajuste de sus sensores de intensidad lumínica, para captar los cambios de luz que ocurren en ese lapso, sin soslayar el balance general que debe tener todo el despliegue. Ninguna de ellas tiene luz complementaria.

En este sentido, si la fotografía es el ejercicio técnico de registrar la luz y la sombra, este es, a todas luces, un libro de alta fotografía: algunas de sus imágenes comienzan de día y terminan de noche. De ahí que nos inclináramos por este sofisticado formato, que nos permite mantener el ritmo visual de cada imagen, sin los cortes que el lomo central del libro impone en los formatos más tradicionales.

Por primera vez ofrecemos a un público extenso la posibilidad de visitar el interior de más de cuarenta monumentos capitalinos, la mayoría de los cuales no podrían ser vistos de otra forma, pues su acceso está vedado, como ocurre con la Casa de Nariño, el Palacio Cardenalicio, el Palacio de San Carlos o el Capitolio Nacional, para mencionar algunos.

Pero están también los diversos y modernos hitos de la urbe contemporánea que ha entrado al milenio con ímpetu renovado y fe inquebrantable en la educación y la cultura, como testimonian sus magníficas bibliotecas públicas y la incesante actividad de sus teatros y museos. El orden de aparición de los lugares es, por supuesto, subjetivo, aunque no es difícil descubrir el ansia de sorpresa que lo impulsa.

Cada imagen de este libro abre un juego de posibilidades visuales impensadas. En cada uno de estos interiores, los espacios reflejados, aunque reales, no son exactamente como aquí los vemos. Hay un efecto de distorsión espacial y arquitectónica, una curvatura ficticia, que nos lanza a una realidad visual subyacente, donde lo plano se fuga y lo circular se aplana; donde el adelante y el atrás, con sus laterales incluidos, se desdoblan en proyecciones delirantes.

En este libro, la distorsión aparente de la realidad es variable y función de la creatividad. Por ello resulta fascinante contrastar las imágenes centrales, que re-crean cada lugar, con los concisos detalles que testimonian su transformación.

No obstante, la compleja tecnología que el funcionamiento de esta cámara implica y las demandas de aprendizaje que su uso impone no riñen con la inventiva, la intuición o las preferencias estéticas del fotógrafo que la utiliza.

Esta cámara es, a fin de cuentas, no sólo una de las herramientas más versátiles inventadas para capturar el multifacético prisma que entendemos como realidad, sino un aliado incondicional del artista y su pasión por crear un reflejo metafísico que la trascienda.

 

Siguiente  

Comentarios