Cafés de Colombia

Siguiente  

Presentación

 Andrés Mauricio López Carlos Pineda Andrés Mauricio LópezLíbano, Tolima. Andrés Mauricio LópezDos antioqueños ilustres conversan en el café Il Pomeriggio, Bogotá. Carlos Pineda

Texto de: Benjamín Villegas

Cada editor siempre tiene en mente una serie de proyectos que por diversas circunstancias ha ido aplazando. Tengo que confesar que uno de esos proyectos era el libro del café en Colombia.

Los motivos que suscitaban ese interés no eran pocos. En primer lugar, el café ha sido el producto emblemático del país, reconocible tanto en el ámbito nacional como internacional en virtud de su suavidad, de su sabor, de esa textura única que le ha dado fama en el mundo entero.

En segundo lugar, ha jugado un papel fundamental dentro de la economía del país, generando un fenómeno que ha estado presente desde hace muchos años en las finanzas locales, y sorteando a su vez ciertas dificultades en las cuales la balanza no se ha inclinado de su lado.

En tercer lugar, la nueva tendencia de comercialización, basada en los diferentes tipos de café que se producen en Colombia, y en la que se tiene en cuenta el lugar donde se cultivan y los diversos procesos de recolección, selección, beneficio y demás labores a que se ve sometido antes de ser degustado, en todo lo cual es líder indiscutible.

Por estas razones, y otras de orden personal –provengo por línea paterna de una familia tradicional de tierra cafetera–, siempre barajé la posibilidad de realizar este libro.

Cafés de Colombia traza un completo recorrido por la geografía cafetera colombiana, presentando cada uno de los departamentos donde se cultiva, los distintos tipos de café que se dan –con sus características distintivas de aroma y composición–, las ventajas y las desventajas que ofrecen los muchos pisos climáticos en la obtención de una clase de café específico, irrepetible, capaz de conquistar los paladares más exigentes y también de ocupar un lugar destacado dentro de los grandes mercados internacionales.

Asimismo, se presentan algunos de los factores que no se deben descartar a la hora de elegir un buen café, como la calidad –donde convergen el origen y las condiciones del cultivo– o la exclusividad, que se refiere a la cantidad del grano y a su procedencia. Además, el lector podrá poner en práctica diversas formas de preparación de café y una serie de recetas donde él mismo es tan esencial como una buena taza de café en las mañanas.

 

Siguiente  

Comentarios