Casa de Nariño

  AnteriorSiguiente  

Salón Protocolario

Texto de Guillermo Hernández de Alba
Cronista de la Ciudad de Bogotá. Decano de la Academia Colombiana de Historia

Hacia la izquierda de la antesala se abre la puerta de acceso del Despacho Protocolario del señor Presidente, que por su decoración corresponde a la dignidad de la República. Muebles imperio y las efigies al óleo del Libertador y del General Santander, obras del maestro Acevedo Bernal, hacen compañía a un hermoso Cristo colocado sobre la chimenea, firmado en 1697 en Santafé de Bogotá por el pintor Gregorio Vásquez de Arce y Cevallos (1638–1711).Esta obra, llevada a Francia en el siglo pasado por el entonces Ministro Plenipotenciario, Barón Goury de Roslan, regresó a Colombia por legado testamentario del ilustre diplomático francés, quien la destinó a la casa presidencial. Sobre la repisa lucen dos jarrones franceses de cristal lechoso, decorados en oro, con el busto del Libertador y que datan de la época de la Gran Colombia. En el testero sur pende un tapiz tricolor color con los colores nacionales, original concepción de Olga de Amara¡, delante del cual se encuentran el sitial y el escritorio del primer Magistrado. Espejos imperio y hospitalarias sillas completan el conjunto.

 

  AnteriorSiguiente  

Comentarios