Colombia 360°

Ciudades y pueblos

Siguiente  

Presentación

Cruce de la calle 5 con la carrera 9. Barichara, Santander.Paraninfo de la Universidad de Antioquia. Medellín, Antioquia.Parque del Centenario. Al fondo, la catedral, a la derecha, el templete. Ciénaga, Magdalena.

Texto de: Benjamín Villegas

Desde mucho antes, pero en especial desde el momento mismo de su advenimiento como nación, el territorio colombiano comienza a experimentar una proliferación de núcleos urbanos sin paralelo en la región latinoamericana: literalmente, el país se va llenando de ciudades. A la iniciativa original de los conquistadores y los colonizadores europeos, se sumaron las necesidades, las razones y los albures del nuevo país y sus gentes.

Tan evidente fue el fenómeno de su urbanización que Colombia ha llegado a conocerse en el continente como ‘un país de ciudades’.

Es difícil afirmar si este desarrollo contó con la ayuda de la geografía o se dio pese a ella. El hecho cierto es que el país andino, el montañoso –ese que además se encuentra flanqueado por el privilegio de sus dos océanos–, las vio crecer en mayor número y tamaño; mientras el país llano, el de las interminables sabanas y las espesas selvas, las vio crecer a menor ritmo y en menos cantidad.

Por ello no sorprende que el poblamiento del territorio se diera de manera concomitante con sus niveles de urbanización. Un porcentaje mayoritario de sus gentes se agrupó en la primera zona, pese a las dificultades con que en muchos casos encontraron los pobladores pioneros.

Porque la aparición de estos núcleos no fue un fenómeno homogéneo. Cada uno fue surgiendo por razones distintas, como revela en las reseñas para este libro ha preparado el escritor e historiador Enrique Santos Molano. En ocasiones su surgimiento obedeció a razones de estrategia colonial, en otras a fenómenos de fe y devoción, también jugó papel la defensa del territorio frente a los intentos de mutilación de sus vecinos, a veces a la conveniencia de explotar los valiosos recursos naturales de la zona; no faltaron tampoco las necesidades de las nuevas administraciones, ni la tenaz empresa de salir a colonizar fronteras y a explorar territorios de manera casi épica.

Ahora, casi doscientos años después de su independencia, en los albores de un nuevo milenio, nos pareció tentador echar una mirada a un número significativo de ciudades y poblaciones colombianas, representativas no sólo de las varias regiones sino también de las múltiples culturas que el país ha ido amalgamando en este lapso, y recorrer sus principales hitos y rincones significativos –con el apoyo de la nueva tecnología fotográfica que hoy tenemos a disposición– para realzar su desarrollo y rendir un tributo a sus valores.

En ese sentido, esta Colombia 360º nos ilustra generosamente tanto los interiores como los exteriores de cada lugar, revelándonos en el ejercicio no sólo los trazados urbanos y los modos arquitectónicos imperantes en cada etapa de nuestro devenir, sino también las ricas y variadas tendencias estéticas que a lo largo de estos años los han acompañado.

Y el ejercicio ha sido gratificante. Pese a que en contra de nuestra voluntad tuvimos que dejar por fuera muchos lugares, hemos tratado de desplegar con justeza el mayor número posible, para ofrecer al lector una reseña actualizada y visualmente fulgurante de un país urbano, que a veces, y tal vez sin querer, nos es también desconocido.

En su afán por aprehender esta Colombia 360º, el fotógrafo colombiano Miguel Salazar recorrió más de 25 000 kilómetros por las carreteras del país y varios otros en avión o en lancha, aprovechando no sólo su vocación de artista sino las ventajas ofrecidas por la novedosa cámara Round Shot, fabricada especialmente para nosotros, que nos ha permitido convertir en realidad el ideal de plasmar gráficamente tres dimensiones en dos, al captar todos los espacios aquí presentados en sus 360º de amplitud.

 

Siguiente  

Comentarios