Conózcalo  Véalo  Léalo

    Cómprelo

 COP$ 49,000
USD$ 16*
14*

*Los precios en Dólares y Euros son calculados utilizando la Tasa Representativa del Mercado en Colombia de noviembre 07 de 2018

Contenido:

Costa Rica

Pura Vida

Siguiente  

Imágenes de la esperanza

Recolección de girasoles. Escazú, San JoséSkywalk. Monteverde, PuntarenasPlaya Dominicalito. Osa, Puntarenas

Texto de: Miguel Angel Rodríguez E.
Presidente de Costa Rica

Quizás sorprendido por el oro y las joyas que nuestros antepasados portaban, en 1502 Cristóbal Colón bautizó a nuestro país con el nombre de Costa Rica. Mas la riqueza de este país ubicado en el corazón del continente no estuvo nunca en los yacimientos minerales. Nuestra mayor riqueza ha sido, y es, nuestra gente.

Hombres y mujeres que desde el siglo XIX nos enseñaron a invertir en salud y educación para edificar el progreso económico y la paz social, a valorar nuestra riqueza natural y a darle un uso sostenible. Mujeres y hombres que se animaron a otear más allá de nuestras fronteras y se aventuraron a la conquista de los beneficios del comercio exterior, sembrando y exportando café cuando aún no existía un mercado desarrollado para este producto. Hombres y mujeres que encontraron en la democracia y en el estado de derecho, en el comercio internacional, en la educación y la salud, el orden apropiado para construir el bienestar de forma armNica y solidaria.

El resultado es un país único, maravilloso. Un país compuesto por niñas y niños, jóvenes, mujeres y hombres y adultos mayores, orgullosos de la tierra que los vio nacer, y que viven y trabajan con alegría y optimismo cada uno de sus días.

Muchos de ellos los conoceremos a través de estas páginas. Y la fuerza de las imágenes nos transportará al júbilo y colorido de los carnavales; a las corridas de toros; a aquella playa donde familias y turistas disfrutan de un fin de semana; o a ser testigos de constructores, sastres, ebanistas y artesanos ganándose el pan.

Presenciaremos procesiones religiosas; nos trasladaremos a las cogidas de café, a la zafra de la caña y la corta del banano. Y también captarán nuestra atención las expresiones artísticas y culturales que enriquecen lo cotidiano.

Este libro que les presento, nos relata sin palabras la vida de los costarricenses. Nos habla de sus costumbres, de sus tradiciones, de sus deportes favoritos, de su naturaleza pacífica y su diversidad.

En el campo y la ciudad; en la escuela o la universidad, en los deportes, en nuestros parques e iglesias; en nuestras calles y barrios, sorprenderemos a los costarricenses en sus vidas cotidianas. Veremos en sus rostros la inocencia y frescura de la infancia, la camaradería de la juventud y las huellas de sabiduría y respeto que deja la vejez.

Costa Rica es un canto de esperanza. La fuerza de las imágenes de sus mujeres y hombres así lo confirma. Aquí todo es expresión de vida. Y, esa es, quizás, nuestra mayor fortaleza.

Confundido, sí, estaba Colón cuando arribó a nuestro territorio.Confundido porque la riqueza de Costa Rica no pendía del cuello de nuestros antepasados. Estaba en el corazón, en el alma de cada uno de ellos. He ahí el tesoro de este pueblo, de este pueblo joven, como decía el poeta Debravo, que golpea desde ahora, precisamente, las puertas del futuro.

 

Siguiente  

Comentarios