Conózcalo  Véalo  Léalo

    AGOTADO

Contenido:

Fútbol

En Colombia

  AnteriorSiguiente  

Andres Escobar

Medellín, Colombia, 1967-1994

La única camiseta de un club colombiano que vistió Andrés Escobar fue la del Atlético Nacional, club con el que ganó la Copa Libertadores, la Interamericana y el campeonato colombiano de 1990. Andrés Escobar, conocido como el ‘caballero de la cancha’, fue un ejemplo de seriedad y profesionalismo en el fútbol colombiano. Mundial Italia 1990. Colombia 2, Emiratos Árabes 0. 
Andrés Escobar formó parte del equipo colombiano que en 1989 clasificó a un Mundial luego de 28 años de ausencia.

Texto de: Carolina Jaramillo Seligmann

Defensa central y uno de los jugadores más respetados y recordados del fútbol colombiano, fue conocido como el ‘caballero de la cancha’ por la elegancia y sobriedad que caracterizaban su juego en el corazón de la zaga. Murió asesinado el 2 de julio de 1994, a los 27 años de edad, tras una discusión en una discoteca de Medellín, ciudad donde había nacido el 13 de marzo de 1967. Desde sus primeros años mostró gran interés y talento para el fútbol. En 1986, luego de terminar su bachillerato, Escobar ingresó a las filas del Atlético Nacional de su ciudad natal, donde comenzó a destacarse en el centro de la defensa, desde el momento mismo de su llegada. A partir de entonces inició su ascendente carrera en el conjunto verdolaga, ganando la Copa Libertadores de 1989 y la Copa Interamericana ese mismo año. En 1990, bajo la batuta de Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez, y como parte de un equipo puramente criollo en el que se destacaron Faustino Asprilla, Mauricio Serna, Víctor Hugo Aristizábal, Luis Fernando ‘Chonto’ Herrera y John Jairo Tréllez, entre otros, Escobar ganó su primera estrella del torneo de fútbol colombiano. En diciembre de 1994, pocos meses después de su muerte, el Atlético Nacional fue nuevamente campeón de Colombia, título que sus compañeros dedicaron a su memoria. Además de vestir la camiseta verde del conjunto antioqueño, Andrés Escobar tuvo un breve paso por el fútbol internacional, defendiendo los colores del Young Boys de la liga profesional de Suiza. Desde muy joven fue un integrante habitual de la Selección Colombia, a la que fue llamado inicialmente por Francisco Maturana. Participó en las Copas América de los años 1989 en Brasil y 1991 en Chile, y en los mundiales de Italia 1990 y Estados Unidos 1994. Con la camiseta tricolor se le recuerda por el sorprendente gol de cabeza conseguido en la Copa Stanley Rous, celebrada en Londres, que le dio el empate a Colombia frente a Inglaterra en 1988 en el mítico estadio de Wembley. Por el entorno que rodeó a su muerte y lo absurdo de las circunstancias, el nombre de Andrés Escobar se ha convertido en uno de los símbolos preclaros del fútbol colombiano. En honor a su memoria existe en Medellín un polideportivo que lleva su nombre.

 

  AnteriorSiguiente  

Comentarios