Conózcalo  Véalo  Léalo

    AGOTADO

Contenido:

Fútbol

En Colombia

  AnteriorSiguiente  

1989 - Dura cancelación

Asesinato de Álvaro Ortega

El 22 de noviembre de 1989, Álex Gorayeb, presidente de la Dimayor, anunció al país la decisión
de suspender el torneo de fútbol profesional colombiano.

Texto de: Carolina Jaramillo Seligmann

Uno de los momentos más críticos en la historia del fútbol colombiano se presentó a finales de 1989, con el asesinato del árbitro cartagenero Álvaro Ortega, y la posterior suspensión del torneo profesional. El incidente sucedió el 15 de noviembre en la ciudad de Medellín, después del partido entre el Deportivo Independiente Medellín y el América de Cali, en el estadio Atanasio Girardot, en el que Ortega ejerció como juez de línea y cuyo resultado fue un empate sin goles. Días antes, el 26 de octubre, Ortega había dirigido el encuentro en que el América de Cali superó al Independiente Medellín 3-2. Después de este choque, el juez fue duramente cuestionado por la prensa especializada, supuestamente por haber actuado en favor del conjunto escarlata. El cartagenero, que tenía 28 años de edad en el momento de su muerte, recibió seis impactos de bala en un hecho que fue atribuido a los apostadores pertenecientes a las mafias narcotraficantes del país. Un año antes, en 1988, el gobierno colombiano había exigido a la Dimayor mayores garantías para el juego limpio en las canchas, luego de que ocurriera el secuestro del también árbitro Armando Pérez. En esa oportunidad, después de su retención ilícita, Pérez regresó con un mensaje que anunciaba que si los árbitros mantenían una conducta parcializada podrían ser ‘borrados’. A raiz de esto, el gobierno solicitó a la Superintendencia de Sociedades un informe relacionado con el manejo interno de los clubes. Dicho informe puso en evidencia ciertas irregularidades en materia jurídica, contable y financiera, que obligaron a que el torneo de 1989 se iniciara con retraso, el día 5 de marzo, mientras las instituciones deportivas se ajustaban a los criterios determinados por la entidad estatal. Cuando el torneo estaba en su fase semifinal, con actuaciones destacadas del América de Cali, del Independiente Medellín, del Atlético Nacional, de Millonarios y del Unión Magdalena, vino el crimen del árbitro Álvaro Ortega. Álex Gorayeb, por entonces presidente de la Dimayor, anunció que el campeonato no se jugaría más por el resto del año y declaró el título desierto. Las autoridades de la época dijeron que la muerte del juez Ortega podría haber sido una venganza por una polémica decisión que habría perjudicado los intereses de uno de los clubes en contienda.

 

  AnteriorSiguiente  

Comentarios