Conózcalo  Véalo  Léalo

    AGOTADO

Contenido:

Fútbol

En Colombia

  AnteriorSiguiente  

El nacimiento de los planteles criollos

Cúcuta, Quindío, Santa Marta

Cúcuta 1953.
Atrás de izquierda a derecha: Juan José Tulic, Máximiliano Villalobos, Antonio Julio de la Hoz, Lauro Rodríguez, Eusebio Tejera, Julio Ulises Terra, Pablo Mendoza, ‘Cholo’ Rodríguez, Óscar Sabransky.
Adelante: Julio Andrade, Carlos Angulo, Juan Carlos Toja, Abraham González, Domingo Walton. Año 1951. El club Wanders de Argentina se convirtió en el Deportes Quindío.
Atrás, de izquierda a derecha: Manuel Sánchez, Luis Bianchi, Américo Tissera, Enrique González, José Francisco Lombardo, Nicolás Carugno, José Próspero Fabrini. 
Adelante: Alberto Belén, Norberto Gómez, Elger Paolo Alarcón, Mario Garelli, Roberto Urruti. Diciembre, 1950. Millonarios 5, Hungarian 2. Hungarian sería luego el Samarios. El Samarios 1951.
Atrás, de izquierda a derecha: Gerro Hankel, Georgy Marick, Joseph Kamjl, Julio Zsengeller, Ernestr Sebeditch, Joseph Samú, Alipio Ortiz, Víctor Lanao, Rubén Rocha. 
Adelante: A. Negrescu, A. Torock, Orlando Granados, Nelson Pérez, Ladislao Fussesy y Rómulo Barrios.

Texto de: Carolina Jaramillo Seligmann

El equipo Cúcuta Deportivo ingresó a la División Mayor del Fútbol Colombiano en el año de 1950, dos años después de la puesta en marcha del torneo nacional de fútbol profesional, gracias a la gestión de Hernando Lara Hernández. Este dirigente fue además quien armó ese equipo ‘motilón’, conformado por destacados jugadores uruguayos como Juan José Tulic, Luis Alberto Miloc, Julio Ulises Terra, Carlos Zunino, Alcides Mañay, Abraham González, Ramón Villaverde y Carlos Deluca. En el esplendor de lo que se conoció como la época de El Dorado, el entrenador de este primer equipo ‘motilón’ fue Miguel de Olivera; después vino Luis A. Fernández. Ese mismo año, en el Mundial de Brasil, la Selección de Uruguay protagonizó uno de los episodios más recordados de la historia del fútbol mundial, al superar 1-2 en la final del certamen a la anfitriona y gran favorita selección brasileña, en lo que se conoce en la historia del fútbol como el ‘maracanazo’. Un año más tarde, dos jugadores que hicieron parte de aquella gesta, vistiendo la camiseta celeste, viajaron a Cúcuta para defender los colores de esta ciudad. Se trataba de los campeones del mundo Eusebio ‘Gato’ Tejera y Schubert Gambeta, que entraron a las filas cucuteñas acompañados, además, de otras dos figuras, Bibiano Zaparaín y Antonio Sacco. Ese año el total de importaciones realizadas por el conjunto de la capital del Norte de Santander fue de 7 jugadores. Con esta nómina, el club se convirtió en todo un fenómeno para la hinchada de Cúcuta, y un verdadero terror para los clubes que los visitaban. Al año siguiente entraron en disputa dos nuevos equipos, producto igualmente de la contratación de jugadores extranjeros. Nacieron Samarios, de la ciudad de Santa Marta, conformado en su gran mayoría por futbolistas húngaros del club Hungarian, que se encontraba de gira por Suramérica; y el Deportes Quindío, a raíz de la adquisición del club Wanders de Rosario, Argentina, que se encontraba realizando una gira de exhibición por el país. No obstante el auge de los años iniciales, el Cúcuta Deportivo, tras el cumplimiento del Pacto de Lima, entró en una crisis económica que produjo su retiro del campeonato profesional colombiano en 1954, aunque logró reincorporarse un año después.

 

  AnteriorSiguiente  

Comentarios