Conózcalo  Véalo  Léalo

    AGOTADO

Contenido:

Fútbol

En Colombia

  AnteriorSiguiente  

Escuela de Fútbol Carlos Sarmiento Lora

La formación profesional

De niño, Farid Mondragón recibió su formación en la Sarmiento Lora. Faustino Asprilla es una de las figuras colombianas que surgió de la Escuela Carlos Sarmiento Lora. Los porteros Óscar Córdoba y Miguel Calero, se formaron en la escuela Carlos Sarmiento Lora.

Texto de: Carolina Jaramillo Seligmann

Mario Alberto Yepes, Óscar Córdoba, Farid Mondragón, Miguel Calero, Faustino Asprilla, Héctor Hurtado y Arnulfo Valentierra, todos ellos jugadores colombianos que se han destacado en el exterior, son producto de la escuela Carlos Sarmiento Lora. Ubicada en las ciudades de Cali y Tulúa, se ha convertido en una de las instituciones pioneras en la formación de jóvenes futbolistas en el país. Con el objetivo de desarrollar y difundir el fútbol aficionado en Colombia, la Sarmiento Lora fue fundada en el mes de agosto de 1984 por iniciativa de María Clara Naranjo Palau de la Fundación Sarmiento Lora, quien ante el posible cierre de las divisiones menores del Deportivo Cali por falta de dinero, ofreció el apoyo de su fundación. Desde hace más de 20 años, esta institución trabaja en la formación física, atlética, técnica y moral de niños y jóvenes de la región occidental del país, independientemente de su procedencia social, religiosa o económica. Anualmente la escuela forma alrededor de 3000 muchachos entre los 8 y 22 años, que aspiran a convertirse en grandes figuras del fútbol colombiano. Con el paso del tiempo, esta escuela se ha convertido en una de las principales canteras de la selección del departamento del Valle del Cauca, de varios clubes del fútbol profesional colombiano, entre ellos el Deportivo Cali, y hasta de las selecciones Colombia juveniles. La Sarmiento Lora ha contando entre sus filas con entrenadores como Jaime de la Pava, campeón en tres ocasiones con el América de Cali, el ex futbolista argentino Mario ‘Tranvía’ Desiderio, Fabio ‘Guaracha’ Mosquera, delantero campeón con el Cali en 1967 y 1969, entre otros reconocidos valores del fútbol nacional. En 2002, la institución se hizo acreedora al premio El Colombiano Ejemplar en la categoría Deporte por su trabajo en la promoción de los valores de los jóvenes del Valle del Cauca. Sin embargo, su trabajo no se limita a la formación de futbolistas, pues su lema ‘Forma al hombre, hace al futbolista’, da cuenta de un proceso integral que incluye la preparación académica como requisito indispensable para la formación deportiva. Para este fin, la escuela brinda además un acompañamiento psicológico y un seguimiento de las actividades escolares de sus pupilos. No es de extrañar que algunos de los recientes protagonistas del fútbol colombiano tengan allí sus raíces.

 

  AnteriorSiguiente  

Comentarios