Conózcalo  Véalo  Léalo

    AGOTADO

Contenido:

Fútbol

En Colombia

  AnteriorSiguiente  

Mundial Colombia 1986

¿Se esfumó una oportunidad única?

En todos los estadios del país se apoyó la celebración del Mundial de 1986 en territorio colombiano. Con la cancelación de la organización del Mundial de 1986 se esfumó una ilusión de todo el país. Las razones del Gobierno colombiano para renunciar a la organización del Mundial de 1986 se apoyaron en el argumento de que el país tenía otras necesidades. Protestas en el Congreso de la República.

Texto de: Carolina Jaramillo Seligmann

¿Se esfumó una oportunidad única?

El 11 de junio de 1974 el Congreso de la FIFA, celebrado en Frankfurt, Alemania, otorgó a Colombia el derecho de realizar el Campeonato Mundial de Fútbol de 1986. Este logro se debió a las gestiones de quien por entonces era el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Alfonso Senior. Cuatro años antes del inicio del certamen, la FIFA envió a la organización colombiana un listado de las condiciones requeridas para poder llevar a cabo el Mundial en el país. Las exigencias fueron las siguientes: disponer de 12 estadios con una capacidad mínima para 40 mil personas con destino a la primera fase, cuatro para 70 mil personas con destino a la segunda ronda, y dos más para 80 mil personas que sirvieran de sede al partido inaugural y a la final del torneo. Así mismo, se exigía el congelamiento de las tarifas hoteleras para los miembros de la FIFA a partir del primero de enero de 1986, una torre de comunicaciones en Bogotá, un decreto gubernamental permitiendo la libre circulación de divisas extranjeras en todo el territorio colombiano, la adquisición de una flotilla de limusinas último modelo para la movilización de los ejecutivos de la FIFA, y, por último, una red ferroviaria que uniera todas las subsedes. Ante estos requerimientos, el Estado colombiano, en cabeza de su presidente Belisario Betancur Cuartas, decidió en el mes de octubre de 1982 negar el aval para la celebración del certamen. El mandatario aseguró, en aquel entonces, que las necesidades y prioridades del país eran otras y que no se disponía ni del tiempo, ni del dinero para atender las que denominó “extravagancias” de la FIFA. Se habló entonces de la influencia de un prestigioso patrocinador de los mundiales, una marca de ropa deportiva, que por medio de sus altos ejecutivos habría hecho presión sobre la FIFA para desmotivar a Colombia de realizar el evento. Se dice que dicha firma aseguró que la situación de pobreza, sumada a la inestabilidad política, a la actividad guerrillera y a las acciones del narcotráfico, no daban garantías suficientes para que Colombia pudiese ser en ese momento la sede de la Copa del Mundo. El Mundial de 1986 trasladó entonces su sede a México, esfumándose así el sueño de todo un país, y los esfuerzos denodados de uno de los dirigentes más influyentes y determinantes del balompié nacional.

 

  AnteriorSiguiente  

Comentarios