Conózcalo  Véalo  Léalo

    AGOTADO

Contenido:

Fútbol

En Colombia

  AnteriorSiguiente  

Pescaíto

Un fútbol que brota de la playa

En Pescaíto los niños aprenden el lenguaje del fútbol como medio de comunicarse con su entorno. Pescaíto es el semillero más fértil de futbolistas en Colombia. Archivo periódico El Heraldo. El ‘Pibe’ Valderrama comenzó su carrera en el Unión Magdalena de Santa Marta en 1981. Del barrio Pescaíto, ubicado en la ciudad de Santa Marta, han salido algunos de los más reconocidos futbolistas del Unión Magdalena.

Texto de: Carolina Jaramillo Seligmann

Pescaíto, uno de los semilleros más fértiles de futbolistas en Colombia, es conocido por haber visto nacer en sus calles al jugador más emblemático del balompié nacional: Carlos ‘Pibe’ Valderrama. La familia más representativa que ha surgido en este barrio, ubicado al norte de la ciudad de Santa Marta, es la de los Valderrama, donde todos han sido jugadores del Unión Magdalena. Además del ‘Pibe’, fueron futbolistas su tío Pablo y su padre Carlos, conocido como ‘Jaricho’; sus primos Didí y Pablo Jr.; y sus hermanos Ronald y Alan. En total, los Valderrama jugaron 1833 partidos con la camiseta del club samario, y marcaron 233 goles. Uno de ellos, Didí, tuvo una destacada carrera como jugador, vistiendo además de la camiseta del Unión Magdalena, las de Millonarios, Nacional, Junior y la Selección Colombia, con las que marcó un total de 113 goles. De Pescaíto se recuerda también a la familia Arango, ya que cinco de sus miembros fueron jugadores ‘bananeros’; entre todos participaron en 1160 partidos y convirtieron 358 goles. Uno de ellos, Alfredo Arango, es el goleador histórico del Unión Magdalena con 107 anotaciones. El ‘Maestro’ Arango, como se le conoció, fue campeón con el conjunto samario en 1968, con Millonarios en 1972 y con Junior en 1977; jugó un total de 505 partidos durante su carrera deportiva y marcó 149 tantos. Completan este grupo de familias que aprendieron a jugar al fútbol en las playas de Santa Marta, los Palacio, Justo y Aurelio, primos del ‘Pibe’; y los González, Julián, Miguel y Édison. También Anthony ‘Pipa’ de Ávila surgió allí antes de destacarse con los ’diablos rojos’ en la década de los ochenta. Alberto Gamero, otro samario que se hizo en Pescaíto, fue campeón con Millonarios en 1988, así como jugador del Unión Magdalena, Envigado, Deportivo Independiente Medellín y Unicosta. Este barrio, ubicado muy cerca del mar, a unos metros del estadio la ‘Castellana’, es un lugar conocido por sus habitantes como ‘de puertas abiertas’, donde la vida es en la calle y el balón un modo de comunicarse. Se dice que los futbolistas samarios que juegan en diferentes lugares de Colombia o del exterior han hecho un compromiso sagrado, consistente en que cuando viajan a Santa Marta a pasar sus vacaciones de diciembre, todos deben ir a jugar en la playa descalzos. Pese a la fama, ellos representan la parábola del hijo pródigo. Es un lugar donde no se ha perdido el sentido del fútbol como juego y posibilidad de hermandad.

 

  AnteriorSiguiente  

Comentarios