Guadua

Arquitectura y Diseño

Siguiente  

Presentación

Texto de: Benjamín Villegas

En 1989 Villegas Editores publicó Bambusa Guadua. El libro, que marcó un hito, estableció también un punto de partida indispensable sobre el tema, no sólo en Colombia: se trataba del primer gran ensayo sobre las propiedades y las posibilidades del bambú en Occidente. Y, como tal, cumplió su cometido: mostró al mundo lo mejor de la expresión autóctona en el manejo de este material, al tiempo que dejaba entrever nuevas e insospechadas potencialidades.

Ahora, catorce años después, este nuevo libro, Guadua, arquitectura y diseño recoge en sus páginas los frutos de esa siembra, para marcar de nuevo un hito en la evolución del manejo de este material. Tanto en su aplicación arquitectónica como industrial y de diseño, los avances logrados con la guadua han sido prodigiosos. Arquitectos colombianos como Simón Vélez, diseñadores como Marcelo Villegas, investigadores como Ximena Londoño, han realizado la proeza. Su perseverancia y sus logros le han asegurado a la guadua un puesto de vanguardia en la lucha contra la pobreza y el subdesarrollo. Sus trabajos, vale decir la aplicación misma de los resultados generados por sus estudios, han sido aprovechados ya en más de ocho países, aparte de Colombia.

Cuando Expo-Hannover 2000, la gran feria alemana con que se inauguró el milenio, abrió su parque de propuestas innovadoras para el futuro sostenible de la humanidad, la guadua estaba allí. Su bondad ecológica, su versatilidad en el manejo, su capacidad de enriquecer el suelo donde crece y su potencial como recurso perdurable, le habían abierto las puertas.

Construido enteramente en guadua por obreros colombianos en pleno invierno alemán, el pabellón de la guadua, mostró al mundo la fresca visión que del recurso tenemos en este lado del hemisferio. Allí, en Hannover, a la vista del planeta, se exhibieron los resultados de los experimentos de tensión y carga en el diseño arquitectónico de gran envergadura que lo posicionan como el “acero vegetal”; sus bondades como elemento constructivo de bajo costo y fácil manejo; sus posibilidades artísticas, industriales y artesanales; y su altísima capacidad para convertir CO2 en oxígeno, generan ingresos a los países latinoamericanos.

Por todo esto, no dudamos en pronosticar que este libro será como el primer paso hacia un gran boom moderno de la guadua. Ese elemento tradicional y familiar en las culturas campesinas de muchos países latinoamericanos, que merece ser proyectado a la luz de sus nuevas dimensiones, contribuye con eficiencia a la creación de empleo, a la revitalización de las economías locales y al fomento de las exportaciones, necesidades todas que comparte el mundo en desarrollo.

 

Siguiente  

Comentarios