Ignacio Gómez Jaramillo

Siguiente  

Presentación

Desnudo / sf / Óleo sobre lienzo / 125 x 177 cmFaro evocador / 1945 / Óleo sobre lienzo / 47 x 60 cmBodegòn / sf / Óleo sobre lienzo / 65 x 55 cm

Texto de: Benjamín Villegas

El país estaba en deuda con Ignacio Gómez Jaramillo, ese pionero de la renovación modernista en la plástica colombiana que, no obstante, logró conciliar su idea de cambio con el regocijo y la seguridad que le producía la inmersión en la gran estética tradicional.

Tal vez por ello Juan Gustavo Cobo lo describe, en el ensayo que abre este libro, como un "tradicionalista de la modernidad" y como un "muy peculiar realista al cual ya no atenazaba la academia...".

Fiel a su vocación y a su destino, Gómez Jaramillo jamás sucumbió a la veleidad como propósito de su trabajo. Como acreditan las obras de todos sus periodos, es evidente que el pintor depuraba sin afanes su planteamiento intelectual, antes de dar paso a las espléndidas construcciones visuales y poéticas en que lo resolvía: dibujos, acuarelas, óleos, frescos.

Por ello la obra de Ignacio Gómez Jaramillo representa un hito en el acontecer pictórico del siglo xx colombiano. Por ello el país estaba en deuda con este buen artista. Con este gran maestro de pintores, amigo y compañero intelectual de toda una generación ávida de cambios.

A Ignacio Gómez Jaramillo, el paso de los años y la inatajable decantación del tiempo no han hecho otra cosa que ratificarlo en su lugar: un lugar de privilegio en el arte nacional.

Sin embargo, su obra -que sigue siendo hoy tan fresca, tan pujante, tan vital y tan sintonizada con el mundo, como cuando se produjo a partir de los años treinta y cuarenta del pasado siglo- no había sido reunida en un libro que le hiciera justicia, ni analizada con el rigor que ameritan su proyección y su grandeza.

Estamos seguros de que este volumen, una primicia que con orgullo se suma al esfuerzo divulgativo del arte colombiano que anima a esta editorial, constituirá un verdadero regalo para todos los admiradores de la buena pintura.

Y confiamos en que al salir a circulación, este libro redima, con honor, la deuda pendiente con un nombre inseparable de nuestra historia del arte.

 

Siguiente  

Comentarios