Conózcalo  Véalo  Léalo

    Cómprelo

 COP$ 99,000
USD$ 31*
28*

*Los precios en Dólares y Euros son calculados utilizando la Tasa Representativa del Mercado en Colombia de noviembre 07 de 2018

Contenido:

Manos en el arte colombiano

Siguiente  

Presentación

Cultura tumaco. Sello cilíndrico. 
Cerámica. 5,3 cm de diámetro	Omar Rayo, Las manos de Herodes. 1970. Intaglio, 76 x 55 cm 
Juan Antonio Roda. La mano, 1989.  Grabado, 50 x 35 cm
Eugenio Montoya. Dimas Daza, el último soldado de Nariño (detalle), 1882. 
Óleo sobre lienzo, 79 x 60 cm

Texto de: Alejandro Ceballos Zuluaga, Presidente Orbitel

El cinco es un símbolo global en nuestra empresa. El símbolo de un servicio eficaz y en crecimiento. Un símbolo identificado con la mano humana: ese cinco que llevamos en el cuerpo y que nos permite demostrar afecto, comunicar amistad, expresar ternura.

No sorprende, pues, que al cumplir nuestros primeros cinco años de vida, hayamos querido obsequiar a nuestros amigos con este homenaje al buen arte plasmado en más de cien manos por artistas nacionales. Manos que van desde los rasgos apenas insinuados en la estatuaria y la cerámica prehispánicas, hasta las manos –dijéramos virtuales– del arte de vanguardia. Manos que nos trazan y nos abren un recorrido por el arte colombiano.

Manos delicadas, impregnadas de religiosidad, como las indelegables elaboraciones del periodo colonial, cuando en sus talleres los discípulos de afamados maestros trabajaban el grueso de los cuadros o las tallas pero solo el artista finalizaba con maestría la obra, encargándose él mismo de los rostros y las manos. Manos recias y firmes, como las que produjeron el fragor de la Independencia y las urgencias de la República. Manos académicas de la transición finisecular y, finalmente, manos no convencionales, producto de la explosiva emergencia del arte moderno y posmoderno en el siglo xx en el país.

Para Orbitel, vinculada tan de cerca a los acontecimientos culturales de Colombia, es otro motivo de orgullo convertir en realidad este tributo al arte que –en la forma de un hermoso libro– literal y cronológicamente nos conduce de la mano por la historia de la plástica nacional.

 

Siguiente  

Comentarios