Museos de Bogotá

  Anterior

Artes Gráficas

Texto de: Enrique Pulecio Mariño

Uno de los hechos capitales para el desarrollo de la civilización, fue sin duda la invención de la imprenta que Gutenberg llevara a cabo hacia 1440. A partir de entonces las artes y las letras se propagaron como nunca antes, creando una nueva cultura universal. Un museo de Artes Gráficas implica el reconocimiento del valor civilizador de la palabra impresa, a través de los testimonios pasados y presentes. En Colombia, al crear la Imprenta Nacional su Museo de Artes Gráficas, recupera la historia del país relacionada con la palabra impresa, clave y arquetipo de la cultura.

La noble fachada del Museo, tallada en piedra y su portada sencilla de viejo estilo toscano, con sus pilastras como marco, fue construida según los modelos de la arquitectura colonial neogranadina. Una vez atravesado el umbral se encuentra la doble escalera colonial, que desemboca en los tres salones de pura evocación virreinal. En la segunda planta el Museo de Artes Gráficas ha consagrado su Salón “Antonio Espinosa de los Montero” a este ilustre ciudadano tan relacionado con los avatares de la imprenta. Aquí en una rápida mirada se relacionan los más diversos sistemas tipográficos, desde las pintaderas y rodillos de la antigua cultura Quimbaya, a las xilografías y grabados. Un antiguo documento, fechado en 1738, es una verdadera joya y curiosidad tipográfica, se trata del “Septenario al Corazón Doloroso de María Santísima”; lo mismo puede decirse del 11 Tomo de la “Historia de Christo Paciente” primera edición importante hecha en el país por la otrora Imprenta Real en 1787. El curioso cotejo entre los manuscritos de “Sueños de Luciano Pulgar” y las primeras pruebas de imprenta dan prestancia histórica y literaria a este pasaje. En el “Salón Litografía Nacional” se exhibe todo un muestrario de máquinas rudimentarias, billetes colombianos antiguos, piedras calizas y las primeras impresiones a color realizadas en el país a principios de siglo. junto a estos documentos se encuentra una copia fiel de la página de la Biblia que corresponde a la primera impresión realizada por Gutemberg.

El Salón de la Biblioteca “Carlos López Narváez” está consagrado a quien fuera el fundador del Museo, escritor y catedrático de reconocidos méritos. Aquí también se han expuesto en forma secuencial y con sentido didáctico, la evolución de la técnica de la tipografía, desde su prehistoria? antes de Gutenberg­pasando por los caracteres que éste inventara a los primeros móviles que lo sucedieron durante tanto tiempo, hasta llegar al primer linotipo venido al país en 1911.

Otros muebles, máquinas y enseres acompañan al visitante por su curso dentro del itinerario de este Museo, noble e histórico, en el cual el devenir de las Artes Gráficas aparece ilustrado por el famoso mural compuesto de 8 pares que pintara el maestro Luis Alberto Acuña. Cuadro por cuadro el artista compone en el fresco los momentos significativos en los que la imprenta fue protagonista de la historia, o de la cultura.

 

  Anterior

Comentarios