Museos de Bogotá

  AnteriorSiguiente  

Museo de los Niños

	El museo ha dispuesto sus elementos de manera que permite a los niños 
	“aprender jugando”.
En el módulo de energía solar se exhiben algunos equipos que trabajan con la energía del sol.
El módulo los inventos de Leonardo Da Vinci contiene maquetas con los 
	principales inventos de este creador.
	Fachada del moderno edificio donde funciona el museo.
Invernadero de cultivos 
	hidropónicos.
Módulo de microclimas. Muestra la vegetación de diferentes Pisos térmicos.
Módulo Tu Ciudad. En esta sección los niños conocen el funcionamiento y uso de los servicios públicos.

Texto de: Enrique Pulecio Mariño

Cambiando el concepto tradicional de Museo, como habitualmente se entiende, una colección de objetos legados del pasado o propiciados por el arte o la tecnología del presente, el Museo de los Niños nació de la necesidad de dotar al mundo infantil de un lugar adecuado y dinámico para propiciar el conocimiento y la experiencia frente a los elementos de la vida cotidiana, pero bien frente a cierta tecnología que es divulgada a nivel elemental. La función básica del Museo de los Niños está orientada a que los pequeños aprendan con su experiencia acerca de temas tan diversos como las comunicaciones, el arte, la informática, el cuerpo humano, y en general acerca del mundo que nos rodea. Para esto, en las diferentes secciones del Museo, se ha dispuesto la exposición de sus elementos de tal manera que permite y estimula a los niños a participar, descubrir y experimentar en una serie de actividades que los lleva a “aprender jugando” que es lo que constituye el objetivo del Museo.

En la esquina del parque El Salitre, en el cruce de la calle 63 con Avenida 48, las modernas instalaciones del Museo de los Niños han sido construidas específicamente para su fin. De ahí que el recorrido del Museo esté tan ampliamente racionalizado, desplegándose en función de la sucesión y relación de sus áreas constitutivas. Como lo advierte la moderna pedagogía infantil, la experiencia directa es un medio básico mediante el cual los niños asimilan rápidamente la información del medio para comprenderla. De tal manera ese tipo de experiencia viene a apoyar e ilustrar los métodos tradicionalmente empleados en el salón de clase.

El Museo de los Niños ha montado sus dispositivos en este orden de ideas proponiendo, para los niños de 5 a 15 años, su itinerario específico. Dos áreas fundamentales comprende el Museo: Ciencia y Tecnología, entre las que se organizan las exposiciones permanentes y temporales dispuestas por la institución.

Una sala especial está dedicada exclusivamente a enseñar los principales inventos de Leonardo Da Vinci, con 12 maquetas a escala. En otra, algunos aspectos básicos en el funcionamiento de una ciudad, energía, agua, teléfono, han sido diseñados a escala para la comprensión del funcionamiento de estos servicios. En otra, la prioridad se da al estudio de la física, en sus ramas de electricidad, mecánica, hidráulica, acústica y óptica, que son experimentadas con métodos ingeniosos para que el niño pueda llegar a deducir sus leyes fundamentales. Otros aspectos de la física en esta sala cumplen idénticos objetivos. El área de las comunicaciones, que explica los medios modernos de comunicación; los adelantos tecnológicos frente a la utilización de la energía solar; el centro de informática con sus microcomputadores que sirven para el entrenamiento en las más nuevas tecnologías; el hermoso vivero que reproduce en microclimas las diversas posibilidades de la producción agrícola del país; la representación del curso del sol sobre el planeta, y el carbón como importante fuente de riqueza del país, conforman el itinerario apasionante de este Museo, en donde la réplica de los fenómenos naturales, científicos y tecnológicos crean un espacio participativo para el niño, que aprende al ritmo que su propio juego le impone.

 

  AnteriorSiguiente  

Comentarios