Conózcalo  Véalo  Léalo

    Cómprelo

 COP$ 179,000
USD$ 57*
50*

*Los precios en Dólares y Euros son calculados utilizando la Tasa Representativa del Mercado en Colombia de noviembre 07 de 2018

Contenido:

Colombia Parques Naturales

Siguiente  

Presentación

Vista aérea del bosque amazónico.

Texto de: Benjamín Villegas

Los parques naturales entrañan una importancia nada desdeñable para Colombia. En virtud de las múltiples riquezas que ahí se encuentran, estos lugares no son sólo un inestimable tesoro en el ámbito local sino también en el ámbito universal. En este sentido, desde luego, valdría la pena mencionar un par de ejemplos harto relevantes: el Parque Nacional Natural Los Katíos —ubicado en la jurisdicción de los municipios de Riosucio y Unguía, entre los departamentos del Chocó y Antioquia, y creado con la intención de preservar partes del Corredor Biológico Mesoamericano—, y el Santuario de Fauna y Flora Malpelo —ubicado a 490 km de la costa de Buenaventura, en el océano Pacífico, y cuya estratégica ubicación delimita la frontera marítima con Costa Rica—, que han sido declarados en 1994 y 2006, respectivamente, Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.

Estas zonas de envidiable belleza, sin embargo, también han sido en no pocas ocasiones objeto de amenazas: los explotadores de bosques, o los incendios frecuentes, continúan propagándose sin control. Indudablemente, estos son apenas un par de factores que podrían ir en detrimento de su conservación. En este punto, por cierto, valdría la pena recordar que muchos de estos parques no han sido investigados a cabalidad y que existen, por ejemplo, muchas especies que no han sido aún catalogadas.

Por lo anterior —en calidad de ciudadano y editor— quisiera llamar la atención sobre estos aspectos; acaso los resultados de las futuras investigaciones, entre muchos otros beneficios, podrían revelarnos datos significativos acerca de los tesoros que ahí se encuentran.

En cuanto al libro, por otro lado, conviene aclarar que se ha llevado a cabo una división del territorio nacional en cuatro regiones —Región del Caribe, Región Andina, Región del Pacífico, Región Amazonia y Orinoquia—, con el fin de agrupar los parques naturales de acuerdo a su ubicación. No obstante, cada una de las 55 zonas protegidas contiene su propia respiración, su propia esencia, en donde se puede encontrar un alto grado de endemismo, o sea, de especies que no se pueden conocer en ninguna otra parte del mundo. Así, la diversidad de especies de fauna y flora, de climas o de topografías, los transforma sin duda en verdaderas postales de la naturaleza.

Para Villegas Editores ha sido honroso llevar a cabo tan complejo y estimulante proyecto, cuyo éxito ha ameritado ya esta reimpresión, actualizada con cuatro nuevos parques. Por supuesto, es el momento de reiterar mis agradecimientos a Parques Nacionales Naturales, a los ministros Juan Lozano Ramírez y Carlos Costa Posada, a los institutos involucrados, a los fotógrafos y a todos los que hicieron posible que este sueño —tan largamente acariciado— llegara a buen puerto.

 

Siguiente  

Comentarios