Tesoros del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario

350 años

Siguiente  

Universidad del Rosario 350 años

Manuscrito, Tractatus de dialectica, Agustín Manuel de Alarcón y Castro, 1758.Corredores de la segunda planta del claustro.Rector Juan Fernández de Sotomayor y Picón.
Rector Fernando Caycedo y Flórez.
Rectoría. Libros antiguos en el archivo histórico.
Sello virreinal de José de Ezpeleta.
Interior del aula máxima.

Texto de: Hans-Peter Knudsen, rector

Han transcurrido trescientos cincuenta años. En el claustro del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, miles de hombres y mujeres han compartido su vida y sus sueños.

El claustro mismo es testigo inmóvil del devenir de la institución. En él se reflejan siglos de historia cultural y arquitectónica que lo han llevado a ser reconocido como patrimonio histórico y artístico de la nación. La capilla de la Bordadita, el aula máxima, el salón rectoral, el archivo histórico y muchos otros rincones encierran símbolos entrañables que remiten al origen de nuestra nacionalidad y presentan al Rosario como uno de los artífices y protagonistas del desarrollo de la patria.

Allí, los rosaristas se han formado académica y profesionalmente de manera rigurosa y profunda, han participado de los mismos ideales y asumido su obligación con Colombia, distinguiéndose con la impronta de la cruz de Calatrava.

En esta marca desempeñaron un papel decisivo los maestros, quienes han dedicado su vida a la excelsa labor educativa y quienes con su interés científico, con su compromiso ético y humano y con su responsabilidad social y patriótica, han permitido el reconocimiento del Colegio Mayor como una institución activa y admirada a lo largo de toda nuestra historia.

El compromiso con la academia, la ciencia y la formación humana y profesional es una constante que se ve renovada permanentemente, de acuerdo con las características del momento histórico y de los desafíos del futuro. Por esto, la filosofía rosarista, expresada en el lema evangélico Nova et Vetera, refleja fielmente a una congregación de personas “orgullosa y respetuosa de su tradición, con los pies en el presente y la mente abierta hacia el porvenir”.

Este mismo compromiso se ve reflejado en la arquitectura actual del claustro, donde contrastan los ambientes más clásicos con los modernos edificios y las más avanzadas tecnologías de comunicación e información, adecuando permanentemente las condiciones de tal manera que se pueda asegurar la calidad académica necesaria para continuar prestando un servicio efectivo a la sociedad.

Por esto hoy el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, con la experiencia de la historia puede mirar con altura al futuro, garantizando el trabajo constante para entregar a la sociedad colombiana mejores personas, con un proyecto integral de vida y profesión.

La obra que hoy presentamos permite reconocer algunos de los momentos de la historia del claustro, sede principal de la universidad, y da cuenta de algunos espacios artísticos, culturales y académicos que caracterizan su existencia y representan la tradición rosarista dentro de la vida nacional.

 

Siguiente  

Comentarios